Inicio de sesión


Comunicado 20/10

 

Concluye exitosamente la Gran Subasta SAE 2010

 

    Se obtienen más de 80 millones de pesos por la venta de 580 lotes

 

México, D.F., a 19 de noviembre de 2010

 

Ingresos por 80 millones 362,504 pesos se generaron durante los dos días en que se realizó la Gran Subasta SAE 2010, y que concluyó esta tarde con la asignación de 577 lotes de los 590 dispuestos.

El Director General del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, Sergio Hidalgo Monroy Portillo, calificó de exitosos los resultados obtenidos al cumplirse las expectativas de la derrama económica, además de que se logró la transparencia del proceso para subastar bienes que por distintas causas llegaron a formar parte de los activos del Gobierno Federal.

Es el caso del segmento de joyería y relojes finos, que generó un amplio interés de inversionistas y de un buen número de particulares que de manera directa pudieron adquirir alguno de esos bienes.

Durante la subasta presencial, hubo un total de 424 postores que depositaron garantías y con ello obtuvieron su derecho a la puja. Los mayores precios ofrecidos en la competencia abierta de posturas correspondieron a los helicópteros ejecutivos Bell -procedentes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)-, el primero con precio de salida 1.6 millones de pesos (MDP) y asignado en 3.2 MDP, y el segundo con precio base de 1.35 MDP, vendido en 2.55 MDP.

Por lo que se refiere a los lotes de joyas y relojería fina con los cuales inició la subasta el jueves, el mayor precio ofrecido resultó el correspondiente al conjunto de cristales austriacos Swarosky, que tuvo un precio de salida de 700 mil pesos y se vendió 910 mil pesos. El reloj Audemars Piguet, con un piso de 520 mil pesos, fue asignado en 880 mil pesos, en tanto que el anillo ofrecido en el lote 173, por el cual el precio mínimo era de 90 mil pesos, se asignó en 152 mil pesos.

En el segmento de vehículos de lujo, algunos de los más representativos resultaron la camioneta Range Rover modelo 2009, en color cereza, cuyo precio de salida fue fijado en 150 mil pesos y se vendió en 584 mil pesos; la camioneta Porshe Cayene, modelo 2004, que de 100 mil pesos saltó a 300 mil, y el sedán Volvo 2008, que partió de 70 mil pesos en la puja y subió hasta 220 mil.

Dos lotes llamaron particularmente la atención de los postores, por tratarse de bienes que en su origen fueron regalos destinados a servidores públicos federales y que en su momento fueron turnados a la Secretaría de la Función Pública (y ésta a su vez al SAE para su venta): el 202, integrado por más de 500 botellas de vinos y licores de las más diversas marcas, que tuvo un precio base de 86 mil pesos, se vendió en 175 mil, y el 203, consistente en decenas de productos personales, cuyo precio de salida fue de 80 mil pesos, asignándose finalmente en 118 mil.

También destacó la venta de tres aeronaves Cessna (sin bitácora de vuelo), cuyos precios de salida fueron, de cada una, de 30 mil pesos, y que al final se subastaron en 440 mil, 300 mil y 80 mil pesos, respectivamente.

Al término de la Gran Subasta SAE 2010, el Director General, Sergio Hidalgo Monroy Portillo aseguró que se continuará con la apertura para que el público en general pueda participar en todos los procesos de comercialización. “Queremos seguir transparentado y comunicando todas las oportunidades”, subrayó.

Los recursos obtenidos en la Gran Subasta SAE 2010 se canalizarán de la siguiente manera:

De la venta de los bienes provenientes de comercio exterior, que representan alrededor del 90 por ciento de los 590 lotes y que se pusieron a la venta, los recursos se canalizarán a la Tesorería de la Federación (TESOFE), al igual que aquellos cuyo origen tiene que ver con adeudos fiscales.

En tanto, los recursos alcanzados por la venta de los bienes asegurados por delitos penales federales, son propiedad del gobierno federal. 

 

-0-

Servicio de Administración y Enajenación de Bienes 2016